SHANNON HOON, JEFF BUCKLEY Y LAYNE STALEY: ÉXITO Y FATALIDAD

/

21 de octubre de 1995: Shannon Hoon, cantante de Blind Melon, fallece como consecuencia de una sobredosis de cocaína en el trayecto a New Orleans después de un concierto en Houston. Tenía 28 años.

29 de mayo de 1997: El cantautor Jeff Buckley, a las puertas de grabar su segundo disco, muere ahogado en el río Wolf a su paso por Memphis. Su desaparición estuvo envuelta en misterio, no pudiendo determinar si fue un accidente o un suicidio a causa del trastorno bipolar que padecía. Tenía 30 años.

5 de abril de 2002: Tras más de tres años recluido en su apartamento en Seattle, Layne Staley, vocalista de Alice In Chains, fallece a causa de una inyección de speedball. Curiosamente, su muerte se produce ocho años después del suicidio de Kurt Cobain, también un 5 de abril. Tenía 34 años.

Shannon Hoon,Jeff Buckley y Layne Staley.

Tres músicos que, dentro de sus distintas sensibilidades musicales, fueron miembros de una misma generación que contribuyó al auge del rock alternativo de los 90; tres voces cuya genialidad hace aun más desolador el fatal destino que compartieron.

Nacido en Lafayette, Indiana -al igual que su buen amigo Axl Rose- , Shannon Hoon pronto abandonaría su ciudad natal para buscar fortuna musicalmente en Los Ángeles. Allí, junto a otros músicos provenientes de Pensilvania y Mississipi, formaría su banda, Blind Melon.

Entre 1992 y 1995, la banda grabaría dos discos, “Blind Melon” (1992) y “Soup” (1995). Su música se desmarcaba de la escena funk-rock que dominaba en California y del grunge de Seattle, adoptando un rock con reminiscencias setenteras y hippies. Un buen ejemplo de ello es uno de sus temas más conocidos, “No Rain“.

En cualquier caso, el fallecimiento de Hoon al no poder superar su adicción a las drogas supuso la desaparición de, posiblemente, una de las mejores bandas de rock del momento, por mucho que el tiempo haya relegado a un segundo plano a Blind Melon.

Y, sin duda, nos privó de una de las grandes voces del rock de los 90. De hecho, se llegó a comparar el estilo vocal de Shannon Hoon con el de Janis Joplin. (Curiosamente, Hoon no forma parte del famoso Club de los 27 al que sí pertenece Joplin -así como Kurt Cobain, Jimi Hendrix, James Morrison, etc- por una semana).

Juzguen ustedes mismos la comparación.

Jeff Buckley era hijo de Tim Buckley, músico de folk y country que murió a los 28 años tras una sobredosis de heroína en el momento álgido de su carrera. En cualquier caso, el pequeño Jeff se crió en el sur de California con su madre y su padastro, donde pronto descubriría su pasión por la música y, en particular, por la guitarra. Aun le faltaba por descubrir su esplendida voz.

Tras participar en diversas bandas como guitarrista, pronto decidió convertirse en intérprete solista y tocar en locales angelinos. Rápidamente llamó la atención de los ejecutivos de Columbia Records, quienes le ofrecieron la posibilidad de grabar un disco.

El resultado, publicado en agosto de 1994, sería “Grace“, a la postre, el único disco que grabó Jeff Buckley. En él, el músico demostró su voz única y melancólica, así como su peculiar sensibilidad para la interpretación y la composición musical.

Lo que hace con la voz entre el 4:50 y el 6:00 es simplemente genial. ¿Cuántos cantantes pueden hacer eso? No lo sé, pero imagino que pocos. Otro ejemplo es la versión de “Hallelujah” de Leonard Cohen, posiblemente una de las mejores versiones que se han hecho de este maravilloso tema.

El trágico fallecimiento de Jeff Buckley, sin duda, frenó una de las carreras solistas más prometedoras del rock.

Layne Staley, nacido en el estado de Washignton, participó desde su juventud en una corriente que se desarrolló en Seattle -capital de estado- a finales de los 80 y que partía del rock para incorporar elementos de hardcore punk y noise rock; lo llamarían grunge.

Su banda, Alice In Chains, se convertiría en uno de los máximos exponentes de este movimiento musical junto a Nirvana, Pearl Jam y Soundgarden. Layne Staley y sus compañeros grabarían tres álbumes, “Facelift” (1990), “Dirt” (1992) y “Alice In Chains” (1995). En ellos, el cantante evidenció su talentosa y desgarradora voz.

El creciente éxito de Alice In Chains trajo consigo un exponencial abuso del consumo de drogas por parte de Staley, motivo por el que multitud de actuaciones tuvieron que ser canceladas. De hecho, el disco “Alice In Chains”, pese a ser número uno en Estados Unidos, no tuvo gira promocional.

Tras un breve descanso, la banda se reagrupó en 1996 para grabar una edición de los MTV Unplugged. En el directo, la penúltima aparición de la banda en público -la última sería meses después como teloneros de Kiss-, se evidenció la debilidad y el pésimo estado de Layne Staley. Pese a ello, su voz sigue sonando especial.

Entre 1998 y 1999, Staley grabaría sus últimas composiciones, para después desparecer de la escena pública y recluirse en su adicción. Su muerte significaría la disolución de Alice In Chains, que nunca optó por la separación de la banda pese a los problemas de Layne Staley.

Shannon Hoon,Jeff Buckley y Layne Staley.

Tres voces singulares que pasaron del éxito a la fatalidad.

 

anterior historia

EL HUMOR COMO PROPAGANDA

siguiente historia

LowriderStation (VO) - Guardianes de la Galaxia, Pure

Latest from MÚSICA