No es extraño escuchar cuando se acercan estas fechas que el Halloween es un invento norteamericano con el objetivo de capitalizar un día tan señalado y religioso como el Día de Todos los Santos. Pero si repasamos la historia no es exactamente así pues Halloween es una de las tradiciones más antiguas de la humanidad, es evidente que ha sufrido una pequeña mutación pero su inicio es mucho más antiguo que el cristianismo. Aunque la pregunta es ¿de dónde viene esta tradición? ¿Quiénes fueron los primeros en iniciar este festejo? y ¿qué relación tiene con la religión?

Hay que destacar que se trata de una fiesta de origen celta que se hacía al acabar el verano donde celebraban el inicio se celebraba al finalizar la temporada de cosechas en Irlanda para dar comienzo al “año nuevo celta”, coincidiendo con el solsticio de otoño. Es por ello que al principio esta festividad recibía el nombre de Samhain, que significa “fin del verano”. Para situar a todo el mundo en la historia de la humanidad, los celtas -que recibían ese nombre de los griegos, aunque que los romanos se referían a ellos como galos- eran un pueblo que emigró a Asia Menor y se estableció en la región llamada Galacia.

Pero, ¿qué relación tiene con los espíritus? Pues hay que destacar que la fiesta al ser celebrada como transición de un año a otro, también se consideraba que en ese momento se producía una apertura al otro mundo. 

La fiesta se desarrollaba entre ritos en los cuales los sacerdotes druidas intentaban establecer comunicación con sus antepasados, de esta manera conseguían una conexión con la vida inmortal. En aquella cultura donde la separación entre la muerte y la vida era más difusa, las gentes pensaban que así impedirían a las almas invadir sus vidas. Se dice que los “espíritus” de los ancestros llegaban en esa fecha a visitar lo que habían sido sus casas, entonces se instaló la costumbre de colocar una vela en cada ventana para que los difuntos de cada familia encontraran el camino de vuelta. Es en ese momento cuando también se comienza a tallar verduras, nabos preferentemente, utilizados como linternas, así se protegían de los difuntos que aquella noche erraban entre los vivos.

El uso de la calabaza fue posterior, ya que nos tenemos que remontar a cuando los irlandeses emigraron a Estados Unidos importando este festejo y se dieron cuenta de que era mucho más fácil cortar una calabaza que un nabo.

Otro punto fuerte de la celebración eran los disfraces, en aquella época no lo hacían por diversión, pues los celtas usaban máscaras e intercambiaban sus vestimentas para confundir a los espíritus de los muertos.

Supongo la que la pregunta a estas alturas es: ¿cómo aquella fiesta pagana ha llegado a nuestros días? Cuando el Imperio Romano siguió conquistando hasta llegar las tierras de Britania, allí se mezclaron las culturas y aquella fiesta se acabo conviertiendo en propia. A partir de entonces el festejo consistía en mostrar culto a Pomona, diosa de las huertas y las cosechas.

Más tarde, con la llegada del cristianismo todo cambió. Entonce se produce un hecho muy curioso ya que desde pequeños estamos acostumbrados a escuchar que Halloween se había creado para sustituir el Día de Todos los Santos. Hay que decir que esta afirmación no es del todo cierta, ya que es el Día de Todos los Santos fue inventado a posteriori para suplantar la que ellos consideraban una fiesta pagana como Halloween. El festejo no gustaba a la Iglesia católica, pero la gente ya se había acostumbrado a celebrarla y la santa institución decidió renombrala para que adquiriera un significado cristiano. Es por ello que la palabra “Halloween” es simplemente una contracción de “All Hallows Eve” que traducido al castellano es “Víspera de Todos los Santos”. Una fiesta que se celebra tradicionalmente la noche del 31 de octubre de cada año precediendo, claro está, al día de Todos los Santos.

Anuncios
Share this...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn