UPLOAD, AL FUTURO CON EL CONSUMISMO

/

Greg Daniels ha hecho una cosa inédita hasta el momento, ha conseguido estrenar dos series en dos plataformas diferentes, en Amazon Prime con Upload y en Netflix un proyecto ideado y protagonizado con Steve CarrellSpace Force.

En esta pieza vamos a analizar la primera que estrenó que fue Upload, una propuesta que tiene el atractivo de plantearse en un futuro no muy lejano y que parte de una premisa que es absolutamente genial, puedes llegar a conseguir la vida eterna.

La gracia de la serie es que -como en la mayoría de las obras de ciéncia ficción- la historia futurista sirve para proyectar los errores de la época actual en la que vivimos. La que Daniels intenta reflejar es la de que gracias al Capitalismo y al consumismo podemos avanzar mucho como sociedad aunque el consumismo se pueda convertir en un lastre, ya que en ocasiones vuelve a la sociedad absurda y vacía de objetivos.

En el año 2033, todas aquellas personas que están cerca de la muerte pueden ser subidas a una vida futura virtual que ellos elijan, un concepto complicado de asimilar, ya que es el punto flaco de la propuesta, el primer capítulo intenta explicar todo sin mucha fortuna, superado los primeros 45 minutos la serie coge un aire más fresco y un ritmo mucho más entretenido.

Además, conforme avanza la trama que protagonizan Robbie Amell y Andy Allo, la serie comienza a profundizar en diversos aspectos que no solo afectan a la muerte como puede ser el amor y las relaciones personales. Hay un detalle que es como critica aplicaciones del tipo Tinder, en el que en el futuro que nos propone el creador, es la manera habitual de conseguir sexo, incluso se puntúan y eso hace que suban o que bajen. Una manera de criticar como incluso las relaciones sexuales han sucumbido a un consumismo absurdo y sin sentido.
Hay otras partes de la propuesta en las que todo se vuelve más moralista en lo que se refiere a la consecución de derechos, ya que, en ese futuro, solo las personas con posibles tienen la capacidad de comprar su vida eterna, en cambio, las personas pobres no tienen ninguna opción y se tienen que conformar con una vida terrenal simple como la que vivimos hoy en día.

Una manera divertida de reflexionar sobre la humanidad y la dirección que está cogiendo, una manera divertida de hacer pensar y de criticar el mundo actual. Algo que en los tiempos que corren es complicado de encontrar.

anterior historia

¡A JORDAN SE LE RESPETA!

siguiente historia

EL SÍMBOLO DE CHURCHILL LO FUE TODO

Latest from AUDIOVISUAL