Fútbol escocés y música afroamericana; Celtic de Glasgow y soul. Dos mundos aparentemente ajenos que convergen bajo un mismo apellido: Heron.

Gil Heron nació en Kingston, Jamaica –entonces colonia británica– en 1922. De familia adinerada, pronto se mudó a Canadá, donde se alistó en las fuerzas aéreas del ejército canadiense. Tras practicar atletismo y boxeo, finalmente se decidió por el fútbol, donde formó parte del Detroit Corinthians y, posteriormente, del Detroit Wolverines, con el cual fue el máximo goleador de la North American Soccer Football League de 1946.

Sus buenas actuaciones coincidieron con un tour que realizó el Celtic de Glasgow por tierras norteamericanas, club que abordó su fichaje después de un período de prueba. Era el año 1951. El 18 de agosto del mismo año, en un encuentro de la Copa de Liga escocesa entre el Celtic y el Morton, Gil Heron se convertía oficialmente en el primer jugador negro en disputar un partido en la historia del Celtic; asimismo, también fue el primer jugador en el fútbol profesional escocés de origen afrocaribeño.

En su debut anotaría un gol en la victoria final del Celtic por 2 a 0. Pese al prometedor inicio, el jugador jamaicano sólo disputaría cinco partidos con el club de Celtic Park, apuntándose dos tantos. Su carrera continuaría desapercibidamente en Escocia e Inglaterra para después retornar a Estados Unidos, pero su legado en el Celtic de Glasgow, donde se le conoció como “The Black Arrow” y “The Black Flash“, persistirá en la memoria del club campeón de Europa en 1967.

Dos años antes de cruzar el Atlántico dirección Glasgow, en 1949, nacía en Chicago el primer hijo de Gil Heron, fruto de su relación con Bobbie Scott, cantante de ópera. La pareja se separó al poco de nacer el niño, que fue enviado a Jackson, Tennessee con su abuela materna. El niño, que demostró desde una edad temprana un gran interés por la música y la literatura, no conoció a su padre hasta los veintiséis años. Respondía al nombre de Gil Scott-Heron.

Soul, blues, jazz, funk; la música de Gil Scott-Heron se define a partir del eclecticismo y la música afroamericana de los años setenta. Sus letras, comprometidas social y políticamente, y, más concretamente, la forma de recitarlas, influirán decisivamente en el nacimiento del hip hop, siendo considerado uno de los precursores del género. En uno de sus temas más conocidos, “The Revolution Will Not Be Televised”, se aprecia esta influencia.

Más allá de su carrera musical, Gil Scott-Heron también destacó en su faceta literaria, publicando seis libros a lo largo de su vida. En la promoción de uno de ellos – “The Last Holiday”- en Escocia, un periodista local le preguntó por la experiencia de su padre en el Celtic. Scott-Heron, en cuyos conciertos en Glasgow es habitual que sus seguidores vistan los colores verdiblancos, respondió: “Mi padre todavía se mantiene al día con lo que hace el Celtic. ¡Los escoceses siempre mencionan que mi padre jugó para el Celtic, es una bendición de los espíritus! Hay dos cosas que a los escoceses les encanta: la música y el fútbol, ​​y han tenido un representante en ambas facetas por parte de mi familia “

El primer jugador negro en la historia del Celtic de Glasgow y uno de los grandes músicos afroamericanos de los años setenta. Fútbol y música. Padre e hijo.

Anuncios
Share this...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn