Descubrí la música de Mali gracias a la música de muestra del Windows Vista. No es una gran historia, pero -al menos a nivel personal- motivo suficiente para sentirme en deuda con la empresa de Bill Gates.

La canción en cuestión era “I Ka Barra” de Habib Koite & Bamada. Suena así.

A partir de ese momento, el interés por Habib Koite me abrió un mundo completamente nuevo: la música maliense. Issa Bagayogo, Toumani Diabaté, Ali Farka Touré, Rokia Traoré, Fatoumata Diawara, Salif Keïta…y tantos otros artistas que recogen la raíz artística de Mali para ofrecernos música que, como mínimo, merece ser escuchada.

Uno de ellos es Boubacar Traoré. Antes de entrar en su historia, escuchémosle.

Boubacar Traoré nació en Kayes, Mali, en 1942. Desde 1880, Mali pertenecía a la colonia conocida como Sudán francés. No sería hasta la década de los 60, como tantos otros estados africanos, cuando Mali consiguió su independencia del Imperio francés. Concretamente, el 20 de junio de 1960. Su primer presidente sería Modibo Keita.

Por su parte, Boubacar Traoré, también conocido como “Kar Kar” (apodo futbolístico que en lengua bambara significa “regatea, regatea”) se convirtió, coincidiendo con la independencia de Mali, en uno de los músicos más famosos del país.

Su música, mezcla de blues americano, música árabe y música tradicional mandinga, pronto triunfaría en las radios de Mali, y la popularidad de Traoré aumentó durante toda la década, convirtiéndose en una estrella en el nuevo país independiente.

Cuando en 1968 el presidente de Mali, Modibo Keita, fue derrocado por un golpe de estado militar liderado por Moussa Traoré, Boubacar Traoré fue identificado como un artista del régimen anterior. Ello, sumado a que no grabó ninguna de sus canciones ni cobró ningún derecho de autor, explica porqué la celebridad de Traoré decayese en los 70, regresando a una vida humilde y trabajadora.

En 1987, cuando todos pensaban que estaba muerto, reapareció por sorpresa en la televisión maliense. Pero dos años después, el fallecimiento de su mujer forzó a Traoré a viajar a Francia para poder mantener a sus seis hijos. Mientras trabajaba en la construcción, una productora británica descubrió una vieja cinta de una actuación suya en la radio de Bamako. Prendados por lo escuchado, la productora buscó a Boubacar Traoré, lo encontró y le hizo firmar un contrato.

A partir de ese momento, la vida del artista vuelve a cambiar. Graba en 1990, con 48 años, su primer disco Mariama, y desde entonces Boubacar Traoré ha grabado once discos y ha gozado de fama internacional, girando por Europa, África y Norteamérica. Incluso ha figurado en un libro (Mali blues, de Lieve Joris, 1996) cuya historia ha sido llevada posteriormente al cine (Je chanterai pour toi, de Louis Mouchet, 2001).

En definitiva, la vida de Boubacar Traoré refleja la historia de un país y la esperanza/desesperación de los artistas. Un icono de la música de Mali.

 

 

Anuncios
Share this...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn