Os explico una historia,

Un lunes cualquiera, “indiciariamente” fue la palabra que utilizó el inspector jefe de la UDEF en una  comisión de investigación por la presunta financiación irregular del PP en el Congreso de los Diputados.

“Los medios de comunicación afines hacen grandes titulares, los seguidores afines ponen el grito en el cielo. – ¡Pero qué tipo de país es este!” se repetían los unos a los otros. Estaban indignados ante la situación.

Al lunes siguiente, un periodista fundador de Podemos acusa a Podemos de “cobrar y pagar en B” en  la Comisión de investigación sobre la financiación de partidos políticos que se celebra en el Senado.

“Los medios de comunicación afines hacen grandes titulares, los seguidores afines ponen el grito en el cielo. – ¡Pero qué tipo de país es este!” se repetían los unos a los otros. Estaban indignados ante la situación.

El periodista argentino Samuel Gelblung dijo la gran frase: -Que la realidad no te estropee un buen titular.

El primer caso ya se ha investigado y en breve se celebrará el juicio. El otro, los jueces no lo admitieron a trámite, en varias ocasiones. Entonces, ¿Para qué sirven estas dos comisiones de  investigación, que por cierto, le cuestan dinero a usted y a mi? Las conclusiones de las comisiones no son vinculantes para los Tribunales, ni afectan a las resoluciones judiciales. Son, por lo tanto, decisiones políticas sin efectos legales.

Fiel a mi estilo, iremos derechitos al diccionario de la RAE – Real Academia Española- para buscar la palabra pienso:

pienso1

Porción de alimento seco que se da al ganado.

pienso2

Pensamiento humano.

Si todo lo que pasa en la vida pública, y política especialmente, puede ser susceptibles de crear opinión, ergo de crear pensamiento, me siento muy tentado a hacer una encuesta y preguntar: ¿Qué tipo de “pienso” es el que más se utiliza en la época en la que vivimos?

Vayamos a Cataluña, he querido poner el ejemplo fuera para poder analizar con más distancia lo que pasa en esta tierra.

Y para dar más perspectiva utilizaré un cita de George OrwellAll the war-propagandaall the screaming and lies and hatred, comes invariablyfrom people who are not fighting. Toda la propaganda de guerra, todos los gritos y mentiras y odio, provienen invariablemente de gente que no está peleando.

Es lo que se vive en esta región devastada (me gusta ponerme melodramático). Vivímos en el ojo del huracán, ese momento  de calma falsa en que se avecina lo inevitable, que el huracán siga, es decir, el “procés”. Algunos pensaban que el procés era parte de un juego, una pantalla más que se debía superar. Lo que recientemente hemos descubierto es que el “procés” no es una pantalla de un juego, directamente es el juego. Y algunos creemos que estamos aún en las primeras pantallas.

Los que viven del procés, de un lado y de otro, y recogiendo la frase antes citada de Orwell, son la gente que no está peleando. Aparentemente pelean pero no les afecta como a cualquier otro miembro de la sociedad. Algunos me dirán  -¡Hay gente en la cárcel!-  Bien, déjenme respoder a eso otro día, será más interesante. Lo que sí que apunto es que a esa gente y a su familia no les faltará de nada. En cambio, a las personas de a pié, a las personas que no viven de la política ni del juego huracán “procès” sí que les afecta la política, no solo económicamente (los datos hablan por sí solos), sino por la  confrontación con los que piensan diferente a ellos (la fractura social también habla por sí sola).

Por lo tanto, es la sociedad la que está en guerra, alimentada del pienso que la gente que no está peleando les proporciona para que les sigan ensalzando.

No hay intención de solucionar el problema, hay intención de seguir viviendo del problema.

Esto no es Matrix, es el “procès”.

 

 

Anuncios
Share this...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn