Lo divertido de este escrito es que la mayoría del tiempo voy a opinar. Pero como mínimo voy a ser consciente de que estoy opinando con todo lo que eso conlleva.

Vuelvo a repetir, opinar con todo lo que conlleva. ¿Por qué lo remarco? Porque las personas, y cada vez más personas se olvidan del significado de opinar.

Vayamos a al diccionario de la Real Academia Española para ver que significa opinar: tener una idea formada u opinión.

De esta definición entendemos que el concepto idea formada, ya que su significado es evidente. Entonces vayamos otra vez al diccionario para ver que significa opinión: juicio o valoración que se forma una persona respecto de algo o de alguien.

Hago toda esta introducción para reivindicar que el título del artículo. Y comienzo dando ejemplo y por lo básico, doy información sobre lo que es una opinión, y ahora admitiendo que significa, lo hago, y lo hago con todas las consecuencias.

En la época que vivimos en la que todo va muy rápido y donde se está perdiendo el significado de muchos conceptos, el opinar está totalmente prostituido, Ahora consiste en repetir y repetir lo que te dicen, ya no existe aquello de contrastar la información y buscar de donde ha salido, ahora en cualquier sitio y como si tuvieras toda la potestad del mundo, opinas.

Es evidente que digo lo que digo por todo lo que está pasando en Cataluña. Me parece intolerable que el poder intente manipular a la sociedad, pero entiendo que quiera hacerlo porque así accede antes a sus objetivos sin que le molesten. Pero una sociedad que no lucha por su libertad que se conforma con la versión oficial que le den y que no utiliza su capacidad crítica y autocrítica con su entorno, bajo mi punto de vista, esa sociedad deja de serlo para convertirse en un rebaño que anda en favor de su pastor. No entiendo que el rebaño acepte lo que le están repitiendo, y lo que aún me cuesta más de entender, es que cuando lo repiten, lo hagan como si fuera una opinión propia.

Y eso, queridos míos, es lo que pasa en Cataluña. El gobierno de turno, no ha parado de repetir consignas que la gente después repite como si fueran juicios o valoraciones que se han formado ellos mismos.

Los que opinamos diferentes, siempre somos producto de una idea que tiene un loco. En Cataluña, si opinas diferente a las consignas, la frase que más vas a escuchar es la de: Tú opinas así porque “aquel” te ha comido la cabeza.

Fantástico trabajo, los que te manipulan, han conseguido que “el que opina diferente a ti sea una persona que no tiene capacidad de pensar por si misma, no como tu, que sí la tienes.” Por lo tanto, no te escuchan.

A partir de aquí, saquen sus conclusiones de lo que pasa en Cataluña. Opinar se debe hacer cuando tienes información, con criterio y dispuesto a defender tu idea; si no tienes claro lo que quieres decir, dudas o simplemente vas a repetir una frase que has escuchado y no sabes lo que significa exactamente, busca en tu interior. Y encontraras una vocecita, seguramente no será la de dios, sino la de Groucho Marx que te dirá: ES MEJOR ESTAR CALLADO Y PARECER TONTO QUE HABLAR Y DESPEJAR LAS DUDAS DEFINITIVAMENTE.

Anuncios
Share this...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn