No hay mayor motivación que el despecho, ese recorrido entre la fe y la destrucción donde todo en lo que has creído se convierte en el mayor de tus enemigos.

Pues bien, ese recorrido es el que muchas personas han experimentado o experimentaran a lo largo de esta época tan compulsa en Cataluña.

Algunos, que no nos parecía mal la movilización independentista, algunos que tuvimos fe, algunos que nos motivó la errada frase “contruir un nou país”. Empezamos a notar cierto tufo cuando dijeron hace dos años que impulsarían la independencia si en las votaciones tenían un apoyo de la sociedad de más del 50%, pero solo con el 48% ya impulsaron todas las medidas.

En aquel momento, empecé a rascar, y cada vez olía peor, en ese momento yo estaba haciendo el recorrido del despecho, un recorrido que otros ya habían hecho y me avisaban. Me di cuenta de muchas cosas y esa gente me dijo la odiosa expresión americana: “I told you so”.

Después de dos años rascando y viendo como se mentía una y otra vez, yo animaba a otros a hacer el recorrido del despecho y ayudar a que rasquen.

La verdad que no me salió demasiado bien, mi capacidad de persuasión es mínima al lado de la ANC y de Òmnium.

Pero los últimos hechos (proclamación de la República sin la estructuras de estado, la destrucción económica, la huida a Bélgica ) provocó que muchas personas entren en el marco mental del cuando se acaban la posibilidad de nuevas promesas porque se evidencia la mentira.

Ahora muchas personas harán el camino, el recorrido del despecho. Yo intentaré no decir la odiosa frasecita de “I told you so” …

 

Anuncios
Share this...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn