Sopa de Ganso empezaba con una recepción al consejero de Freedonia sin que este supiera que la recepción era para él.

En esta época en la que vivimos, no sé el porqué, pero no puedo parar de ver películas de los Hermanos Marx y, mentalmente, crear un paralelismo con la actualidad política catalana.

La cosa que más me ha llamado la atención, y según pasan los días más me interesa, es que dentro de aquel “govern” había un Estado Mayor. Todo el mundo lo llamaba así, incluso ellos mismos.

Un Estado Mayor, no se si ustedes lo saben, es es el grupo de oficiales que cumplen tareas de administración, logística y planeamiento bajo la dirección de un oficial de rango superior.

El Estado Mayor catalán no eran oficiales ni tenían un puesto en la administración. pero atesoraban un peso enorme a la hora de tomar las decisiones. Que ellos aceptasen ese mote me parece sumamente significativo. Ellos consideraban, que por “méritos” propios, como los militares, tenían derecho a estar allí y decidir el curso de una administración ( o como cada uno le quiera llamar).

Al fin y al cabo, hacían de consejeros. Uno de los consejeros que más me llamaba la atención era Oriol Soler, al principio porque nadie había escuchado hablar de él. Y segundo, por su peso en las reuniones (él estaba en la reunión con Roures, él fue a ver al espía Julian Assange). Entonces me lo comencé a imaginar como un consejero que tenía mucho peso en ese Estado Mayor, por lo tanto, creo que deberían haberle dado un rango de verdad, propongo uno: Conde Duque de Olivares.

Tiene mala leche que lo comparé con Gaspar de Guzmán, un duque que tuvo un puesto similar al de Estado Mayor (que lo compare con la aristocracia supongo que no le gustará). Además es famoso por una carta que le envió  al rey de la época Felipe IV donde le explica – resumo a grandes rasgos – que debe crear un revuelta en el principado para poder imponer las leyes de Castilla y derogar las leyes que regian en aquella región.

Los dos coinciden en dos cosas: en crear un revuelta y en cambiar las leyes.

Lo que trastocó y mucho el plan independentista, fue la fuga de empresas; aquí, a Oriol Soler, sí que lo comparo más con Groucho Marx en la fantástica película  Sopa de Ganso (que lo compare con un marxista supongo que sí que le gustará) donde en alguna reunión sobre economía le pasó algo como esto:

Anuncios
Share this...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn