El tipo es brillante. Leer sobre su vida, ver como grandes actores la interpretan es adictivo. Y no solo por la última gran película sobre este personaje interpretado por el magnífico Gary Oldman sino recordar también al virtuoso John Lithgow en The Crown interpretando sus últimos días aconsejando a Isabel II.

Es un personaje de un magnetismo brutal, su biografía es apasionante. Un tipo que va a la guerra y a la vez, es corresponsal de la misma guerra. No es casualidad que fuese un virtuoso de la comunicación, a Winston Churchill le encantaba escribir y a los 26 años ya había publicado más de 5 libros, pero durante toda su vida no deja de escribir en ningún momento por duro que fuese este. Recordar que en 1953 ganó el Nobel de Literatura.

Lo que además es interesante en este hombre no es la capacidad que tiene de hilar palabras, en sus ya más que famosos discursos sino también muestra una capacidad asombrosa en el dominio de la prosodia, es decir, la capacidad de cómo hablar.

La información que recibes a la hora de formarte una idea es muy, pero que muy importante. Winston Churchil que sabía un rato sobre como crear pensamiento, apostó por ir a los ideales, a la capacidad de raciocinio para construir una población responsable e inteligente. Evidentemente apelaba a los sentimientos, pero nunca como base para crear la idea.

Willi Münzenberg, el propagandista de Lenin. Al principio muy querido por este, y después para mantener la tradición, perseguido y eliminado por Stalin, tenía otra manera de crear pensamiento.

Este germano de inteligencia desmesurada pensó que la gente debía crear su ideal a partir del odio, intuyó, y ese fue su gran descubrimiento, que el odio mueve más que la idea. “Aquello es malo, por lo tanto, nosotros somos buenos” Resumo a grandes rasgos la ideología base con la que a muchas personas desesperadas y enfadadas que no entendían su vida, le dieron un motivo por el que luchar. Le dieron un enemigo para poder pagar todas sus iras. Cuando estás enfadado cuesta mucho más mantener tu ideal y la razón, y es más fácil dejarte llevar por los sentimientos y por el odio.

Mi pregunta, ¿Qué manera de crear pensamiento predomina hoy día, la de Churchill o la de Münzeberg?

La respuesta asusta verdad…

Anuncios
Share this...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn