Desde la proclamación de la República Catalana y posterior suspensión en el Parlament de Catalunya el pasado 10 de octubre, se ha venido repitiendo en los medios de comunicación que el Govern de Carles Puigdemont basa su modelo para proclamar la independencia en la vía eslovena.

¿Por qué Eslovenia?

El país centroeuropeo cuenta con el proceso de independencia mejor planificado de todos aquellos que se dieron en Yugoslavia y la Unión Soviética. En septiembre de 1989 el Parlamento esloveno aprobó una nueva Constitución, en diciembre de 1990 celebró un referéndum de independencia, y en junio de 1991 declaró efectiva la independencia.

Pese a las posibles similitudes que podamos encontrar entre el proceso catalán y esloveno, tenemos que tener presente que, en Eslovenia, a diferencia de Cataluña, el consenso por adquirir la secesión era prácticamente unánime, tanto a nivel político como social. Un ejemplo: en el referéndum celebrado, el 90% de la población eslovena votó, obteniendo el “sí” el 88% de los votos.

Por otra parte, la situación de Yugoslavia, país que no pertenecía a la UE y que vivía un proceso de evidente desestructuración, no puede ser comparado con el estatus actual de España a nivel europeo e internacional.

Anuncios
Share this...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn