No soy un experto en pintura, pero considero que tengo una sensibilidad artística.

Fui a ver una exposición fantástica en “Espais Volart” de Lita Cabellut en Barcelona, cerca de Arc de Triomf.

Sabía muy poco sobre esta mujer, sabía que fue un niña que estuvo en un orfanato, vivió en el Raval y gracias a una familia catalana que le potenció su arte ella pudo descubrir su pasión y vivir de ello, algo sumamente admirable.

Pues bien, conocía poco su obra y cabe decir que me sorprendió de manera muy, pero que muy grata.

Como poder descubrir todas las capas que utiliza para poder describir a una persona de manera psicológica. Un chute al cerebro con la información directa. Una mezcla de claridad y profundidad que sobrecoge. Una especie de tacto visual que produce impresión y que te ayuda a valorar como esta artista ve el mundo, y sobretodo, a las personas. Insisto en el concepto de tacto visual, porque solo con el sentido visual puedes descubrir, dentro de este, otro sentido o subsentido que es el tacto. Valorar el tacto solo con la contemplación del cuadro, maravilloso.

Interesante poder seguir la exposición leyendo todo lo que la artista te propone, ya que te ayuda a vivir la experiencia de una manera mucho más completa.

 

 

Anuncios
Share this...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn