La gente tiende a relacionar la política con la estrategia. Y esta serie se pregunta: ¿ Y si no fuera así? ¿Y si el ego de las personas que están en política, sobredimensionadas en desmesura, fuera a la vez su talón de Aquiles? ¿Y si fueran esclavos de ellos mismos, incapaces de decidir y con una realidad tan paralela a sus antiguos yos que a la vez de ser las personas que mandan, no mandaran nada?

Veep, con la fantástica Julia Louis-Dreyfus, que te hace reír sin parar, interpreta el papel de vicepresidenta de los EEUU. Toda una trama sobre la política, y sobretodo, sobre cómo se hace política. Con un elenco de personajes que revolotean a su alrededor con una capacidad muy limitada para asesorar a una política que es también muy limitada.

Pregunta: ¿viendo todo lo que pasa en el mundo, que creen, que la política es cosa de estrategas hiper inteligentes o de guionistas de humor brillantes?

Todo el mundo habla sobre las series políticas como si fuera la verdad  de cómo funciona el mundo, series como la maravillosa House of Cards (la versión inglesa y la estadounidense), Borgen o la maravilosa The West Wing donde la política es el arte de la precisión, la brillantez, la frialdad calculada y el poder.

Pues bien, considero que Veep es la que mejor representa la política, como algo tosco, ególatraaprovechándose de las personas y con escaso poder.

Por otro lado esta la factura de la serie, brillante. Un ritmo alto de comedia con una singularidad, los insultos. Os dejo un vídeo para que podáis reír un rato.

 

 

Anuncios
Share this...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn