¿Qué pasa en el Reino Unido? ¿Qué pasó para que más de la mitad de los votantes en el referéndum de 2016 votara irse de la comunidad europea?

Parecen dos preguntas simples, pero no lo son. La magnífica película que lidera el extraordinario Benedict Cumberbatch en la piel del estratega político Dominic Cummings -el jefe de la campaña del Leave- intenta dar respuesta a este complicado asunto.

Vayamos por partes. Cumberbatch (Serlock Holmes) te puede gustar más o menos, puedes pensar que siempre hace interpretaciones en las que representa personas especiales,  muy inteligentes y con algún desequilibrio. Puedes pensarlo, pero hacer ese tipo de personajes no es fácil y él lo clava. Prácticamente lleva el peso de toda la película, los otros actores están bien pero Cumberbatch se como a todos.

El ritmo de la película es frenético. El largometraje de Toby Haynes es muy inteligente ya que sabe abordar un tema tan delicado como el referéndum británico y le sabe imprimir una tonalidad que ayuda al espectador a entender un poco más lo que sucedió en 2016. Ahonda, también, en las consecuencias que pueden tener las decisiones tomadas no solo para el Reino Unido sino, también para el resto del mundo.

Cabe destacar que la pieza no profundiza en varios temas que se vislumbran interesantes a lo largo del film, pero que el director prefiere obviar para beneficio del largo -no hay tiempo para todo-.

En cambio, si que se centra en uno de los ejes más importantes y por el cual está investigado el propio Cummings: la publicidad política en internet. Cómo cada vez más los políticos son más esclavos de los mensajes que la red crea y que se hacen viral. Las ganas de ganar votos provoca que muchos dirigentes sean capaces de decir cualquier cosa para ganar popularidad -que es lo mismo que decir ganar votos-.

La interesante cuestión que plantea el largo es que las consignas de los políticos, quizá no vienen de ellos ni de sus equipos, sino de los logaritmos de la red y estos lo único que hacen es buscar de que manera pueden aprovechar o adaptar esa frase, dato o concepto en su beneficio. Adiós a la ideología.

Una película amena que da pie a poder reflexionar sobre lo que está pasando hoy en día. Un largo para disfrutar de las interpretaciones y del planteamiento del director para después quedar con un amigo e intentar salvar el mundo.

 

Jaume García

Anuncios
Share this...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn